Si conduces una moto, estas son las reglas de oro para ir por la ciudad

Las congestionadas cuidados nos han hecho buscar otras maneras de desplazarnos, por lo que, ir en scooter/moto se ha tornado un verdadero placer, aunque no por ello debemos dejar a un lado que existen algunos puntos claves con los que podemos salir airosos de situaciones imprevistas, al saber cómo prevenir, anticipar y solventar.

Desde ese momento en el que decidimos salir del garaje, solo debe preocuparnos una cosa, y esa es llegar al punto de destino de la forma más sencilla y cómoda que sea posible. En diversas oportunidades, el tráfico denso de las ciudades nos obliga a que mantengamos una atención permanente en plena “gymkana urbana” a fin de que podamos solventar exitosamente las innumerables situaciones que nos presenten: semáforos, concentración, incorporaciones,
intersecciones, cedas, glorietas, entre muchas más. En todo caso, es de suma importancia que maximicemos las precauciones, más allá de si hay o no algún semáforo.

Recordemos que el color ámbar es para detenerse, no para avanzar manteniendo la distancia de seguridad en la a medida de lo posible con los vehículos que se encuentran antes y con ello evitar frenazos inesperados, tanto de quienes van por delante de nosotros, como de los que vienen por detrás.

Siempre ver

Siendo la vista uno de nuestros sentidos imprescindibles, debemos hacer el uso correcto de ella ya que es la que puede avisarnos de los movimientos inesperados a nuestro alrededor. Así mismo, debemos tener nuestro scooter bajo control, sin dejar de tener la vista puesta a lo que hacen los demás vehículos. No sólo debemos mirar hacia adelante, sino hacia los lados, por el rabillo del ojo y en todas direcciones. Es por eso que se emplean retrovisores bien reglados con el fin de tener idea de lo que ocurre a nuestra espalda, tomando en consideración los ángulos muertos.

Antes de atacar, es mejor defenderse

Si no queremos una sorpresa, entonces debemos mantener en mente la siguiente premisa: todos los coches conducen mal, posiblemente esto no sea cierto, pero es importante que se mantenga una actitud defensiva, en vez de ir relajados. Debemos dudar de todos los movimientos que estos realizan y de esta manera se puede anticipar una posible reacción con el scooter o la moto sin que seas agarrado por sorpresa.

Tienen que saber que estamos allí

Sea un scooter, moto o bicicleta, tenemos las de perder si llegamos a experimentar el toque contra otro vehículo en medio de la vía, por lo que se debe hacer uso de los elementos de seguridad activa, como por ejemplo la ropa reflectante, no se debe circular ocupando menos espacio del que necesitamos, manteniendo en mente de que por ser más pequeños que un coche o autobús, ellos tienen la prioridad. El uso de la bocina puede ser una excelente aliada con el fin de darle un toque de atención en un momento determinado. Debemos marcar nuestros movimientos, exagerando las acciones para ser vistos con facilidad.

Volvo consigue en España uno de sus principales mercados

Desde hace un tiempo, Volvo se ha convertido en un referente a la hora de que países como Gran Bretaña, España y Bélgica, se encuentren en los primeros lugares como referentes en las estadísticas de ventas de sus autobuses híbridos. Tales vehículos se han registrado desde 2010 con ventas por más de 4.000 unidades para clientes en unos 23 países alrededor del mundo.

Es conocido que el mercado principal de los autobuses híbridos de Volvo es Gran Bretaña, lo cual le supone casi la mitad de sus ventas totales. Durante los últimos años, esa demanda se ha incrementado notablemente en otros países sobre todo en Bélgica y en España, donde los clientes pertenecientes al mercado español han realizado inversiones en más de 300 autobuses híbridos de Volvo, de los cuales, 120 solo fueron durante el año pasado. En el caso de Suecia, Volvo Buses ha logrado vender más de 200 autobuses híbridos en ciudades como Gotemburgo, Sundsvall, Nässjö, Värnamo y Kungsbacka.

En referencia a los híbridos de Volvo

Estos son autobuses que son denominados híbridos totales debido a que funcionan sin generar emisiones de escape y con electricidad desde que se encuentran parados hasta que llegan a alcanzar los 20 km/h y también cuando el autobús logra detenerse en la parada. Luego de que llega a superar dicha velocidad, se encarga de la propulsión un pequeño motor diésel. Para estos vehículos el consumo de combustible y las emisiones de CO2 se presentan en un 40% inferiores a los valores que se registran con un autobús diésel comparable.

Muy distinto a los híbridos enchufables y a los autobuses que son totalmente eléctricos, los híbridos de Volvo no necesitan de alguna infraestructura especial pues sus baterías son cargadas a bordo del vehículo con la energía que se genera a través del frenado del motor. Ello se traduce como que estos autobuses híbridos pueden ser utilizados en cualquier ruta, bien sea en operaciones urbanas, como también en los suburbios. Desde el punto de vista de la capacidad, este este tipo de autobús ofrece una importante flexibilidad pues se pueden encontrar disponibles en la configuración de 12 metros convencional, pero también en modelos articulados y autobuses de dos pisos.

Marie Carlsson, quien es la directora de soluciones de movilidad eléctrica de Europa en Volvo Buses señala que: «Al mismo tiempo que aumentan las ventas de nuestros autobuses híbridos eléctricos y totalmente eléctricos, también vemos una demanda estable de los modelos híbridos. La combinación de propulsión eléctrica a bajas velocidades y en las paradas, el buen rendimiento energético y la importante flexibilidad los convierte en una alternativa especialmente atractiva para ciudades tanto grandes como pequeñas”.

Gama de autobuses electrificados de Volvo

Híbridos eléctricos: Volvo 7900 híbrido eléctrico, Volvo híbrido eléctrico de dos pisos (B5LHC). Autobuses híbridos eléctricos que funcionan con electricidad en la mayor parte de la ruta. Equipados con baterías, un motor eléctrico y un pequeño motor diésel. Las baterías se cargan tanto durante el frenado del motor como a través del sistema de carga rápida ubicado en ambos finales de la ruta. Ahorran hasta un 60 por ciento más de energía que un autobús diésel de similares características.

Autobuses eléctricos: Volvo 7900 eléctrico. Autobuses eléctricos que funcionan íntegramente con electricidad. Estos autobuses están equipados con un potente paquete de baterías y un motor eléctrico. Las baterías se cargan mediante el frenado del motor y a través del sistema de carga rápida ubicado en ambos finales de la ruta. Ahorran hasta un 80 por ciento más de energía que un autobús diésel de similares características.

Cuidemos el medio ambiente con transportes alternativos

Cuando se trata del cuidado del medio ambiente, esta es una responsabilidad que nos compete a todos, y aunque nos parezca un tanto complicado, es más sencillo de lo que esperamos. Por medio del uso de los transportes alternativos, podemos cuidar el medio ambiente. Existen alternativas y trucos pequeños con los que podemos hacer nuestra vida diaria sin perjudicar, o lo menos posible a nuestro entorno.

Caminemos

No usar algún tipo de transporte es la manera más efectiva cuando se trata de no emitir gas contaminante, a fin de no contribuir con el efecto invernadero. Una caminata se puede conformar como parte de nuestro ejercicio cardiovascular diario. De esta manera ayudamos al medio ambiente, y también nos pondremos en forma mejorando nuestra salud en general. Para iniciar nuestra contribución, podemos hacerlo a la vuelta del trabajo, dando un paseo más largo, aprovechando de comprar algunas cosas para preparar la cena o quizás pasar por algún parque para despejarnos.

Nuestra amiga la bicicleta

Ir en bicicleta nos permite ir más rápido que a pie y es un medio de transporte que nos ayuda a despejar la mente reduciendo el estrés que se acumula luego de una larga jornada laboral. En la actualidad, podemos encontrar en el mercado la que más se ajuste a nuestros gustos, de seguro podemos encontrar el modelo adecuado a nuestras necesidades. Se tiene la posibilidad de seleccionar una bicicleta eléctrica o acudir a un servicio de alquiler de bicicleta público, ello nos ayudará a no gastar tanto, pero además a no tener que buscar un sitio donde dejar nuestra bicicleta ya que existen gran cantidad de puntos de aparcamiento esparcidos a lo largo de la ciudad.

Ir en transporte público

En la actualidad podemos encontrar incluso en los lugares más recónditos una red de transporte público bastante buena. De este modo, tenemos la posibilidad de elegir entre usar el metro, el bus o tren, incluso combinarlos entre sí.

Una buena alternativa es compartir coche

Con esta propuesta se puede ahorrar tanto carburante, como las emisiones que se producen con tan solo compartir coche. Posiblemente de manera constante coincidimos con algún compañero de trabajo que realice el mismo trayecto que nosotros, aunque también podemos hacer uso de alguna de las muchas plataformas que existen en internet a fin de descubrir qué personas hacen el mismo trayecto, y de este modo compartir el coche, así estaremos reduciendo el número de coches en la carretera, así mismo podemos minimizar las emisiones de CO2, y con ello mejorar la circulación llegando más rápido al trabajo, incluso podremos levantarnos más tarde.

Usar coche, patinete o motocicletas eléctricas

Los coches, patinetes y motos eléctricos como sabemos, suelen contaminar menos que si se tratara de uno normal. Del mismo modo, este cuenta con una recarga menos costosa que si se usara carburante. Y si además los podemos compartir, entonces eso sería perfecto.

Ahora ya tenemos presente algunas de las maneras que tenemos a nuestro alcance para cuidar el medio ambiente por medio de los transportes alternativos, todo dependerá de tu selección al concienciarse y comenzar.