Las congestionadas cuidados nos han hecho buscar otras maneras de desplazarnos, por lo que, ir en scooter/moto se ha tornado un verdadero placer, aunque no por ello debemos dejar a un lado que existen algunos puntos claves con los que podemos salir airosos de situaciones imprevistas, al saber cómo prevenir, anticipar y solventar.

Desde ese momento en el que decidimos salir del garaje, solo debe preocuparnos una cosa, y esa es llegar al punto de destino de la forma más sencilla y cómoda que sea posible. En diversas oportunidades, el tráfico denso de las ciudades nos obliga a que mantengamos una atención permanente en plena “gymkana urbana” a fin de que podamos solventar exitosamente las innumerables situaciones que nos presenten: semáforos, concentración, incorporaciones,
intersecciones, cedas, glorietas, entre muchas más. En todo caso, es de suma importancia que maximicemos las precauciones, más allá de si hay o no algún semáforo.

Recordemos que el color ámbar es para detenerse, no para avanzar manteniendo la distancia de seguridad en la a medida de lo posible con los vehículos que se encuentran antes y con ello evitar frenazos inesperados, tanto de quienes van por delante de nosotros, como de los que vienen por detrás.

Siempre ver

Siendo la vista uno de nuestros sentidos imprescindibles, debemos hacer el uso correcto de ella ya que es la que puede avisarnos de los movimientos inesperados a nuestro alrededor. Así mismo, debemos tener nuestro scooter bajo control, sin dejar de tener la vista puesta a lo que hacen los demás vehículos. No sólo debemos mirar hacia adelante, sino hacia los lados, por el rabillo del ojo y en todas direcciones. Es por eso que se emplean retrovisores bien reglados con el fin de tener idea de lo que ocurre a nuestra espalda, tomando en consideración los ángulos muertos.

Antes de atacar, es mejor defenderse

Si no queremos una sorpresa, entonces debemos mantener en mente la siguiente premisa: todos los coches conducen mal, posiblemente esto no sea cierto, pero es importante que se mantenga una actitud defensiva, en vez de ir relajados. Debemos dudar de todos los movimientos que estos realizan y de esta manera se puede anticipar una posible reacción con el scooter o la moto sin que seas agarrado por sorpresa.

Tienen que saber que estamos allí

Sea un scooter, moto o bicicleta, tenemos las de perder si llegamos a experimentar el toque contra otro vehículo en medio de la vía, por lo que se debe hacer uso de los elementos de seguridad activa, como por ejemplo la ropa reflectante, no se debe circular ocupando menos espacio del que necesitamos, manteniendo en mente de que por ser más pequeños que un coche o autobús, ellos tienen la prioridad. El uso de la bocina puede ser una excelente aliada con el fin de darle un toque de atención en un momento determinado. Debemos marcar nuestros movimientos, exagerando las acciones para ser vistos con facilidad.

Dejar un comentario