En nuestros días ya son muchas las ciudades alrededor del mundo que han habilitado la presencia de mascotas dentro del transporte público y para ello se hace necesario el cumplimiento de una serie de normas y recomendaciones a fin de garantizar el bienestar de nuestro mejor amigo y también el de los demás pasajeros.

Conocer y respetar las reglas específicas del transporte y de la ciudad: en cada localidad, región autónoma, ciudad, municipio o país, se establecen normas específicas a fin de que las mascotas puedan tener acceso al transporte público. Así mismo, cada medio de transporte cuenta con condiciones o recomendaciones que son diferentes.

Perros en el transporte público

Antes de iniciar la travesía con nuestro mejor amigo, es necesario hacer una consulta sobre las reglas de la ciudad y también de cada medio de transporte ya que no se trata solo de legalidad, sino también de llegar a disfrutar de los recursos que están disponibles.

En el caso de Madrid, para viajar en metro con una mascota es necesario acudir hasta el último vagón, que es el que se encuentra reservado para dicha finalidad. Así mismo, todos los animales deben contar con un microchip de identificación, portar bozal y correa; y es esencial para transportar nuestra mascota por las calles madrileñas, un transportín.

En referencia al peso y al tamaño de las mascotas, en el caso de Barcelona y Madrid, estos son bastante flexibles, aunque se encuentra prohibido llevar perros que sean potencialmente peligrosos o animales exóticos. En ciertas ciudades suelen ser más estrictos por lo que solo es permitido viajar en transporte público con una mascota pequeña o mediana.

Cuando se trata de Málaga, no es permitido transportar animales que pesen más de 10 kilos; en Bilbao el peso límite es menor, de 8 kilos para el acceso al metro. Pero si nos encontramos en Palma de Mallorca y Sevilla, solo es permitido el acceso de perros lazarillos.

Siempre debe estar al día la vacunación y la desparasitación

Antes de viajar con nuestra mascota en el transporte público, es clave garantizar que se encuentre al día su cartilla de vacunación y de desparasitación. Y es que en realidad, estos se tratan de cuidados básicos a fin de poder ofrecer una adecuada medicina preventiva a las mascotas.

Una adecuada identificación

Como ya se ha señalado, para ir en metro en Madrid y Barcelona con nuestra mascota, el microchip resulta fundamental. Y aunque muchas otras ciudades no se ocupan de exigir la presentación del comprobante de colocación de microchip, este se trata de un elemento que resulta esencial a fin de evitar que tu mascota se pierda.

Otra opción que es bastante recomendable, es que nuestros amigos lleven consigo una plaquita que los identifique durante sus paseos al exterior, con ello no se sustituye el microchip, pero permite el contacto inmediato para facilitar la devolución del animal a su hogar.

Otros de los aspectos a considerar son un transportín que sea ideal para hacer viajes en transporte público con una mascota, y respetar los tiempos de adaptación de nuestra mascota al momento de salir a la calle.

Dejar un comentario