No todos nacemos con la vena de la buena conducción, algunos lo llevan en la sangre mientras que otros deben aprender y ponerlo en práctica. Existen reglas para manejar, pues debe hacerse de manera segura, y de esta manera garantizar el bienestar de las personas que se encuentran a nuestro alrededor, así como nuestro. En tal sentido, resulta importante considerar diversas claves que podrían sernos útiles para estar atentos en la carretera siendo los mejores conductores. A continuación algunos consejos: 

Posición al volante. Resulta esencial mantener una correcta postura mientras se conduce, ello se debe a que incrementa la seguridad de quien conduce y de quienes lo acompañan. Para ello se debe mantener la espalda pegada al respaldo, mientras que las piernas deberan permanecer un poco flexionadas con el fin de llegar de forma correcta a los pedales. Así mismo, se debe comprobar que los retrovisores se encuentren bien ubicados, colocando las manos de manera adecuada en el volante, abrochando el cinturón de seguridad para dar inicio a la marcha.

Respetar los límites de velocidad. Todo dependerá del tipo de vía, ya que la velocidad máxima podría llegar a variar. Para ello debemos atender a las señales viales, ya que estas nos marcan los límites y con ello no cometeremos excesos de velocidad.

Freno. Una buena conducción se encuentra determinada por la forma de frenar, ya que esta debe anticiparse al momento de la frenada. En la actualidad, los coches cuentan con un sistema de frenado ABS, el mismo impide que las ruedas delanteras se bloqueen ante una frenada brusca. 

Mantener la distancia de seguridad. Debemos mantener presente el hecho de respetar la distancia de seguridad con respecto al vehículo que circula delante de nuestro vehículo, esto resulta esencial ya que de esta manera se evitarán colisiones por alcance. Del mismo modo, le permitimos a los coches que nos siguen poder adelantar de una forma adecuada.

Conducción en curvas. contar con una reacción correcta en una curva se trata de una cualidad propia del buen conductor. A fin de tomar una curva de manera correcta y con la mayor seguridad posible se necesita frenar con antelación, y manteniendo el coche en posición recta. Seguidamente, el volante debe ser girado con las dos manos para lograr realizar el trazado cuidadosamente.

Evitar distracciones. En su gran mayoría, los accidentes que ocurren en la carretera son consecuencia de alguna distracción. Si queremos evitar que nuestra concentración se pierda en la conducción, entonces se debe programar el GPS antes de que se emprenda la marcha, y además no debemos utilizar dispositivos electrónicos o el móvil, evitando comer o beber.

Revisar el vehículo antes de viajar. Es primordial verificar el buen estado de los distintos componentes del vehículo, como neumáticos, los niveles de líquidos, limpiaparabrisas, entre otros.

Cambios de carril. Ante cualquier maniobra en la vía, debemos advertir a los demás conductores utilizando los intermitentes, así se reduce de manera significativa la posibilidad de colisión.

Comprobar la carga. al momento de abordar un auto, se debe distribuir la carga de forma equitativa en la zona habilitada para su correcto transporte, esto evitará el contacto con el resto de los ocupantes en caso de una frenada. Además, el conductor cuenta con la obligación de transportar solo el número de personas que se permiten las plazas homologadas, sin olvidar la obligación del uso del cinturón de seguridad.
Conducción sostenible. ser un buen conductor también se traduce en menos conducción, evitando acelerones, utilizando marchas largas y una adecuada presión de los neumáticos, todo ello hará que se minimice el consumo y la emisión de gases a la atmósfera.

Dejar un comentario