Un plan de empresa para desarrollar una joyería

Desde tiempos inmemoriales, las joyas se convirtieron en complemento del vestuario humano, detalle que aun en la actualidad cuenta con gran relevancia dentro del mercado, solo basta con ver las joyas de la marca de jóias tous

En tal sentido, aperturar una joyería como la del Oso tous oro, resulta uno de los negocios más comunes al menos en España, por lo que merece la pena detenernos a realizar un análisis de lo que es elaborar un plan de negocio para este tipo de establecimiento.

Enfoque del negocio y equipo promotor

Desde la elaboración de una joya como tal, hasta su venta, y las posibilidades de negocio suelen ser bastante amplias, pero es importante optar por una estrategia específica. Esta es una elección que viene condicionada en gran parte por el perfil del equipo promotor. 

En el caso de la venta de bisutería, solo basta con tener buen gusto y saber encontrar productos que sean atractivos dentro del mercado para poder venderlos en una tienda minorista. Pero si se trata de una joyería fina, se requiere de una formación, además de talento tanto en la creación artesanal como en la orfebrería.

Siempre es importante insistir en la importancia de alcanzar el éxito de un negocio y se consigue adecuando el perfil de los promotores y el proyecto, lo que cobra gran importancia con una joyería. En otras épocas, las joyerías también solían vender muchos relojes, lo que sin duda continúa siendo un producto atractivo. 

No obstante, la posibilidad de consultar la hora en los móviles además de otros dispositivos  electrónicos disminuyó el uso de dichos accesorios. En nuestros días, los relojes han pasado a ser más un complemento de moda, que un elemento práctico.

Evolución del mercado

Estudios realizados recientemente, han indicado que el mercado de la joyería y de la relojería han de mover en España una facturación que se acerca a los 1.600 millones de euros, por medio de unos 9.000 establecimientos sin incluir todos los factores que se manejan a su alrededor, como transporte, complementos, entre otros. 

Las cadenas que son especializadas representan más del 50% de las ventas dentro del sector, y en el caso del comercio independiente, este tiende a perder cada vez más mercado. Durante los últimos años, las ventas de joyería han mostrado una tendencia positiva, al recuperarse luego de la crisis económica.

Ubicación del negocio

En relación al comercio minorista, la elección en la ubicación del negocio resulta una decisión estratégica que es de suma importancia. Si es una joyería, son dos las localizaciones que destacan en especial por su idoneidad.

  • Los centros comerciales: ya que permiten recibir un gran número de visitas de clientes, aparte de ofrecer gran visibilidad y acceso del transporte.
  • Las zonas comerciales: pertenecientes al centro de las ciudades también resultan buenas, sobre todo las que están ubicadas en barrios con habitantes de alto poder adquisitivo y puedan acceder con sus vehículos.

Tipología de clientes

El planteamiento original en la elección de un negocio genera un gran impacto en lo relacionado con la segmentación de los clientes. Si optamos por abrir una tienda de bisutería, los compradores en su mayoría serán mujeres jóvenes quienes tienden a darle gran importancia a la moda. 

Si se trata de una joyería clásica, los clientes han de ser personas con ingresos medio altos, y ello incluye mujeres y hombres (que en líneas generales compran para regalar), y de una edad que es superior a los 40 años, con excepción del mercado que es específico para bodas y anillos de compromiso.

Competidores

Para una joyería que está enfocada hacia los productos finos, los principales competidores son los siguientes:

  • Joyerías de características similares en la proximidad del establecimiento.
  • Cadenas especializadas (cuota de mercado cada vez mayor).
  • Grandes almacenes con venta de joyería (El Corte Inglés).
  • Tiendas online.

Diferenciación

Suelen ser diversas las maneras de diferenciarse de la competencia y con ello poder ofrecer a los clientes una propuesta que sea de valor y más atractiva. Aquí, algunos ejemplos:

  • La originalidad de las creaciones. Al considerar que se trata de una joyería fina donde el joyero es capaz de elaborar sus propios productos, es posible diferenciarse de los demás al ofrecer joyas únicas.
  • La calidad del producto. Los metales y piedras preciosas que son empleadas en las creaciones y la calidad del trabajo de orfebrería llegan a marcar la diferencia.

El servicio ofrecido es muy importante. Una joya es bastante costosa, por lo que es importante contar con una atención post venta que sea irreprochable, que permita realizar ciertos arreglos y ajustes posteriores si el cliente lo necesita, tal y como lo hace la marca TOUS con sus clientes.

Add a Comment